Guillermo Peña A

 

Esta ampliamente demostrado que el estrés, las emociones negativas y una respiración disfuncional impactan negativamente a la salud y a la vision.

Por ello es prioritario el aprendizaje y practica de técnicas respiratorias orientadas a disolver el estrés y mejorar nuestra flexibilidad cardiaca.

La respiración es la base de inicio de cualquier acción para la rehabilitación, recuperación, mejora, prevención, de cualquier estado de salud.

Las prácticas de respiración impactan positivamente al cerebro, la respuesta al estrés, y las vías de comunicación entre la mente y el cuerpo.

Con algo tan al alcance de la mano, tan sencillo, tan infrautilizado y natural como la respiración (20 000 respiraciones diarias), tenemos el mejor aliado para calmarnos, superar el estrés, aumentar la energía, enfocar la mente, mejorar la condición física, dormir plácidamente y sentirnos más cerca de los seres que amamos.

Numerosos estudios científicos revelan que cambiando los patrones de respiración es posible restablecer el equilibrio en los sistemas de respuesta al estrés, calmar una mente agitada, aliviar los síntomas de ansiedad, el trastorno de estrés postraumático (TEPT), mejorar la salud física y la resistencia, elevar el rendimiento y mejorar las relaciones.

Las tensiones de la vida moderna inducen emociones negativas como la ansiedad, la frustración, la ira y el cinismo. Además, el estrés acelera la disminución de la salud física debido a las enfermedades cardiovasculares, la obesidad, la inflamación y la disfunción inmune.

El uso diario de las prácticas de respiración puede hacer disolver los estragos del estrés, contrarrestar la progresión de la enfermedad y mejorar la calidad de vida en general.

                     

 

Guillermo P A | alohaeft@gmail.com